HATHA VINYASA

«El ser humano es una parte de todo lo que nosotros llamamos «universo» una parte limitada en el tiempo y el espacio. Se experimenta a sí mismo a sus pensamientos y sentimientos, como algo separado del resto, un tipo de ilusión óptica de la consciencia. Esta ilusión es una prisión para nosotros, pues restringe nuestros deseos y afectos personales hacia las personas cercanas. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta prisión ampliando el círculo del entendimiento y la compasión para abarcar a todas las criaturas vivientes y a la naturaleza completa en su esplendor.» (Albert Eistein)
1